Contrato-Programa sobre «Equidad»

Nuestro centro ha sido uno de los veinte centros asturianos seleccionados durante el presente curso escolar 2018-2019 para desarrollar el «Contrato-Programa para centros promotores de la equidad», programa a desarrollar durante tres años.

El programa «Contrato-Programa para centros promotores de la equidad (en adelante C-P-Equidad), es un proyecto a desarrollar entre los centros docentes seleccionados y la Consejería de Educación y Cultura del Principado de Asturias. Tiene como objetivo mejorar la calidad de enseñanza, potenciando las incipientes redes de colaboración intercentros y sustentar las dinámicas de inclusión educativa generadas en el proceso de identificación y respuesta a la diversidad de las necesidades de todo el alumnado, en el contexto del sistema educativo ordinario, con garantías de éxito escolar.

El C-P-Equidad tiene por finalidad procurar que todo el alumnado concluya su proceso formativo con éxito, no sólo académico, sino también personal, de manera que desarrolle sus capacidades potenciales y se encuentre con la suficiente preparación para abordar estudios posteriores. Todo ello en un marco que permita a los centros asumir progresivamente y de forma responsable su autonomía pedagógica para avanzar hacia un sistema educativo que se ajuste a las necesidades y características de la sociedad actual, incidiendo en la promoción de la igualdad, la inclusión, la equidad, y la calidad educativa para todo el alumnado.

Objetivos del programa y ámbitos de intervención

1. Son objetivos del C-P-Equidad los siguientes:

a) Comprometerse con los valores de la inclusión educativa para desarrollar modelos de organización y gestión de la respuesta educativa, dirigidos a todo el alumnado.

b) Favorecer el acceso, la participación y el aprendizaje de todo el alumnado.

c) Mejorar la coordinación del centro docente con el entorno y optimizar el empleo de los recursos que el mismo pone a su disposición.

d) Fomentar la participación real de las familias en la vida del centro.

e) Impulsar la aplicación de cambios organizativos y metodológicos que permitan el seguimiento personalizado del alumnado para el desarrollo de sus competencias, así como dar respuesta a las necesidades educativas desde una perspectiva inclusiva.

f) Promover la cultura de la autoevaluación y mejora como práctica cotidiana de los centros.

g) Promover gradualmente la autonomía de los centros en la búsqueda de respuestas educativas que contribuyan al desarrollo de las competencias para todo el alumnado.

h) Progresar hacia modelos curriculares cada vez más competenciales y participativos.

2. Las actuaciones educativas para lograr estos objetivos deben partir de un autodiagnóstico de la situación del centro y establecer un plan de mejora a tres años organizado en torno a los siguientes ámbitos:

a) El desarrollo inclusivo del centro escolar a través de un proceso de reflexión compartido en torno a los valores de la inclusión, la gestión del centro y a lo que se enseña y se aprende en las aulas.

b) La puesta en marcha de un modelo de convivencia positivo que favorezca la interacción entre las personas, reconociéndose mutuamente como tales en base a la dignidad, el ejercicio de los derechos, el cumplimiento de los deberes y el establecimiento de relaciones de igualdad y de respeto mutuo para facilitar el acceso, la participación y el aprendizaje de todo el alumnado.

c) La innovación metodológica para convertir la adquisición de las competencias en el eje central de la intervención con el alumnado a través del trabajo coordinado y en equipo del profesorado y del uso de metodologías participativas que conviertan al alumnado en protagonista de su aprendizaje.

Características y desarrollo.

El C-P-Equidad se desarrollará en tres fases y pone en marcha en el centro procesos de reflexión-acción, de modo que cada fase se planifique a partir de la evaluación de las actuaciones realizadas en la anterior y de las consiguientes propuestas de mejora. El centro dispondrá de tres cursos para superar dichas fases y lograr sus objetivos de éxito escolar.

FASE 1:

Durante el curso 2018-2019 de incorporación al programa el centro educativo realizará el autodiagnóstico de su situación en materia de inclusión educativa, generando una reflexión sobre los valores que sustentan las culturas de inclusión en el centro y elaborando propuestas para avanzar en ese enfoque educativo. Para ello se ha facilitado al centro una dotación económica inicial que permita implementar las actuaciones que se prioricen.

Además, el centro diseñará un plan de mejora a tres años y su concreción para el curso siguiente. Las actuaciones que contemplen ambos documentos estarán basadas en valores inclusivos y recogerán la participación de toda la comunidad educativa. En el caso del alumnado, dichas actuaciones serán abordadas desde el currículo.

Como colofón de esta fase y dentro del primer trimestre del curso siguiente se procederá a la firma del documento de Contrato-Programa entre el centro docente y la Consejería de Educación y Cultura. La firma del documento llevará aparejada la asignación de una cuantía económica que permita iniciar el desarrollo de las actuaciones recogidas en la concreción de nuestro Plan de mejora para el curso 2019-2020.

FASE 2:

El centro pondrá en marcha la concreción del Plan de mejora para esta fase. Su financiación se establecerá en una primera adenda al C-P-Equidad.

Habrá que diseñar e implementar un programa único que contemple la participación de toda la comunidad para poner en marcha valores inclusivos para dar respuesta a la diversidad desde la gestión del centro.

Las actuaciones contempladas en dicho proyecto deberán contribuir a promover modelos de gestión y organización ajustados a la realidad, sostenibles en el tiempo.

Una vez finalizadas y evaluadas las actuaciones correspondientes a esta fase se elaborará una nueva concreción al plan de mejora para la fase siguiente.

FASE 3:

En esta última fase el centro concretará el desarrollo de un proyecto abierto a la comunidad estableciendo redes de interacción y coordinación que permitan minimizar las barreras para el acceso, la participación y el aprendizaje, así como movilizar los recursos disponibles que sean sostenibles en el tiempo.

Su financiación se establecerá en una segunda adenda al Contrato-Programa.

Compromisos del centro

El centro ha suscrito con la Consejería de Educación y Cultura un convenio de colaboración, en el que se detallan los compromisos que asume cada una de las partes.

Los compromisos del centro son los siguientes:

a) Constituir un equipo impulsor, que dinamice, promueva y realice el seguimiento del programa. Estará formado por el profesorado del centro y contará necesariamente con la participación del equipo directivo.

b) Incluir el programa en los documentos institucionales del centro como proyecto compartido y asumido por la comunidad educativa, dándole un carácter integrador del conjunto de las actuaciones programadas.

c) Elaborar un plan de mejora para el centro que recoja programas y actuaciones destinados a alcanzar los objetivos planteados en los ámbitos de intervención y que ya figuran en el apartado de objetivos del programa y ámbitos de intervención.

d) Realizar un seguimiento periódico de las actuaciones previstas en el programa y reflejar documentalmente los logros alcanzados, así como las debilidades detectadas que deberán ser objeto de mejora.

e) Desarrollar un proyecto de formación en el propio centro vinculado al programa, en colaboración con el Centro del Profesorado y de Recursos de referencia, que tome como eje las actuaciones contempladas en el plan de mejora.

f) Participar en la formación de acompañamiento dirigida a proporcionar las bases necesarias para abordar con éxito el C-P-Equidad.

Los compromisos de la Administración educativa son los siguientes:

a) Proporcionar los recursos materiales que sean necesarios, siempre que queden debidamente justificados por el plan de mejora y su evaluación, y exista disponibilidad presupuestaria.

b) Ofrecer formación al profesorado sobre procedimientos de análisis y diagnóstico, modelos de gestión y organización, desarrollo e implementación de planes de actuación coordinados y de evaluación de todo el proceso.

c) Favorecer el desarrollo de los planes de formación de los centros en los ámbitos que recoge el apartado quinto de la convocatoria.

d) Proporcionar asesoramiento y apoyo externo de expertos que pueda resultar necesario en alguna de las fases del proceso o en algún tema vinculado al desarrollo del programa.

e) Favorecer la autonomía de los centros educativos para adaptar la organización del centro a las necesidades del alumnado.

f) Potenciar el trabajo en red de los centros docentes, para el intercambio de conocimientos y experiencias y difundir las buenas prácticas que se desarrollen en los centros educativos en materia de inclusión educativa.

Seguimiento y evaluación

Al finalizar cada una de las fases del programa, el centro realizará una memoria justificativa recogiendo la evaluación de las actuaciones realizadas y los resultados obtenidos, que se incluirá en la Memoria final del curso.

Además, se realizará la valoración y seguimiento del Plan de mejora del centro y de sus correspondientes concreciones, a través de una Comisión de Seguimiento integrada por personal de la propia Consejería de Educación y Cultura.

La evaluación y seguimiento del desarrollo del Plan de Mejora, se basará en la evolución de los indicadores recogidos en la rúbrica y que se adjuntan a continuación.

En la primera fase el centro tendrá en cuenta los siguientes aspectos:

– Datos estadísticos sobre: promoción y titulación, tasas de abandono e implicación de familias y profesorado.

– Plan de mejora: planificación e integración en los documentos del centro.

– Seguimiento del Plan de mejora: organización y funcionamiento del equipo impulsor, cumplimiento de compromisos adquiridos por el centro con la Administración, desarrollo de las actuaciones diseñadas en el Plan de mejora y traslado y difusión de la información.

– Formación: impacto de la formación en los diferentes niveles de intervención, especialmente en el aula y el alumnado, así como las dinámicas y cambios que se generan en el centro.

– Resultados del autodiagnóstico del centro: análisis del grado de inclusividad que contienen las medidas organizativas y metodológicas puestas en práctica en el centro y del nivel de desarrollo de la cultura de equidad.

Dotación de recursos

Al incorporarse a la primera fase del programa, el centro recibirá una dotación económica inicial que permita implementar las actuaciones que se prioricen en materia de inclusión educativa y se proporcionará formación y asesoramiento a los representantes del profesorado implicado en la elaboración del plan de mejora gestionada a través de los diferentes centros del profesorado y recursos de referencia.

Anuncio publicitario